Blefaroplasma sin Cirugía (Plasma IQ)

Un nuevo modo de utilizar el plasma, el cuarto estado de la materia, como energía específica y selectiva, para sublimar el estrato superficial de queratinocitos, sin pasar la lámina basal.
Con PLASMA IQ es posible realizar una Blefaroplastia ambulatoria o una blefaroplastia sin cirugía, en alrededor de tres sesiones, tanto en pacientes jóvenes como de edad avanzada. La gradualidad del tratamiento y calidad de este genera una gran diferencia.

Se realiza alrededor del 30% en los primeros 10 minutos la sublimación del exceso de piel en la región del párpado. Y siempre existe la posibilidad de corregir cualquier imperfección o asimetría.
El resultado final será tan perfecto y completo, y sin los efectos secundarios que caracterizan las intervenciones quirúrgicas.

La técnica también permite no solo reducir la blefarochalasia, sino también eliminar arrugas estáticas en el área de los ojos, alrededor de los ojos y pómulos, consiguiendo un completo rejuvenecimiento en la zona. La acción del plasma produce una sublimación de la piel, formando puntos de retracción elásticos. Estos puntos tienen un tamaño más pequeño que los milímetros y se caracterizan por un residuo carbonoso que evolucionará en la formación de una pequeña costra de duración total de 3-7 días.

El paciente, inmediatamente después de la sesión, puede volver a sus actividades diarias sin necesidad de seguir un tratamiento posterior limitante. La única cautela es el de tener que seguir reglas simples de limpieza, desinfección y cobertura a través del maquillaje de la zona tratada.